×
Index 2 PULSIÓN
Index 2 PULSIÓN
Index 2 PULSIÓN
No items found.
10
.
Dec
.
2008
-
30
.
Jan
.
2009
CURADURÍA -  
CURATED BY -  
Galería Hilario Galguera CDMX

Calle Francisco Pimentel 3, Col. San Rafael

Ciudad de México

+52 55 5546 9001

info@galeriahilariogalguera.com

Lunes - Sábado: 11:00 -17:00 h

Entrada libre

En esta ocasión, los artistas de la galería: David Bailey, Manolis Baboussis, Sante D´Orazio, Carmen Brucic Daniel Lezama, Mauricio Limón, Oliver Marsden, Omar Rodríguez-Graham, Benjamín Torres y los artistas invitados: Sheva Fruitman, Ilán Lieberman, Víctor Hugo Pérez y Rafael Rodríguez, conforman una selección colectiva producto de un ejercicio curatorial en torno a la idea de la pulsión y el goce.

En el uso común, goce y placer tienden a ser sinónimos pero en el psicoanálisis, los significados respectivos se diferencian y generan al opuesto: “en tanto (es) el goce, un exceso intolerable de placer o bien una manifestación del cuerpo cercana al dolor y al sufrimiento”.

En la fábula sobre el avaro, escrita por Esopo, se narra que un anciano hizo fundir todo el trabajo de su vida en un bloque de oro que luego enterró en un lugar aparentemente seguro. Todas las tardes visitaba el sitio, gozando con la posesión de su tesoro. Las cosas fascinantes del mundo del anciano estaban virtualmente contenidas en ese lingote de oro. Así, se nos relata que al observarlo, el avaricioso protagonista de la fábula se deleitaba con todas las posibilidades que su posesión abría. Un día, alguien siguió al avaro, descubrió el tesoro y lo robó. Al final, un vecino bien intencionado, al enterarse de la desgracia del viejo le sugirió a éste colocar, donde estaba el lingote, un ladrillo. Después de todo, le dijo, no habrá gran diferencia pues la posesión de ese oro no introducía ninguna ganancia real en el mundodel avaro.

Es evidente que el consejo del vecino no resultó un consuelo efectivo para el avaro, pues su goce había quedado destruido (o cumplido). Mientras que contemplar el oro es poseer en potencia todas las posibilidades que el oro permite comprar, no sucede lo mismo con el ladrillo, cuya posesión no puede ser gozada. Desde un punto de vista metafórico, el relato nos deja la idea de que la matriz de las promesas del goce, siendo individual, incluso compartida entre varias personas, de todas maneras resulta intransferible hacia los otros o hacia los que tienen una sensibilidad distinta.

La selección de las obras exhibidas ejemplifica que la pulsión temática/conceptual en particular y las pulsiones creativas en general, pueden reunir a un grupo de artistas en una lógica de armonía por diferencia. El cumplimiento del círculo del goce, corre por cuenta de los espectadores.

En esta ocasión, los artistas de la galería: David Bailey, Manolis Baboussis, Sante D´Orazio, Carmen Brucic Daniel Lezama, Mauricio Limón, Oliver Marsden, Omar Rodríguez-Graham, Benjamín Torres y los artistas invitados: Sheva Fruitman, Ilán Lieberman, Víctor Hugo Pérez y Rafael Rodríguez, conforman una selección colectiva producto de un ejercicio curatorial en torno a la idea de la pulsión y el goce.

En el uso común, goce y placer tienden a ser sinónimos pero en el psicoanálisis, los significados respectivos se diferencian y generan al opuesto: “en tanto (es) el goce, un exceso intolerable de placer o bien una manifestación del cuerpo cercana al dolor y al sufrimiento”.

En la fábula sobre el avaro, escrita por Esopo, se narra que un anciano hizo fundir todo el trabajo de su vida en un bloque de oro que luego enterró en un lugar aparentemente seguro. Todas las tardes visitaba el sitio, gozando con la posesión de su tesoro. Las cosas fascinantes del mundo del anciano estaban virtualmente contenidas en ese lingote de oro. Así, se nos relata que al observarlo, el avaricioso protagonista de la fábula se deleitaba con todas las posibilidades que su posesión abría. Un día, alguien siguió al avaro, descubrió el tesoro y lo robó. Al final, un vecino bien intencionado, al enterarse de la desgracia del viejo le sugirió a éste colocar, donde estaba el lingote, un ladrillo. Después de todo, le dijo, no habrá gran diferencia pues la posesión de ese oro no introducía ninguna ganancia real en el mundodel avaro.

Es evidente que el consejo del vecino no resultó un consuelo efectivo para el avaro, pues su goce había quedado destruido (o cumplido). Mientras que contemplar el oro es poseer en potencia todas las posibilidades que el oro permite comprar, no sucede lo mismo con el ladrillo, cuya posesión no puede ser gozada. Desde un punto de vista metafórico, el relato nos deja la idea de que la matriz de las promesas del goce, siendo individual, incluso compartida entre varias personas, de todas maneras resulta intransferible hacia los otros o hacia los que tienen una sensibilidad distinta.

La selección de las obras exhibidas ejemplifica que la pulsión temática/conceptual en particular y las pulsiones creativas en general, pueden reunir a un grupo de artistas en una lógica de armonía por diferencia. El cumplimiento del círculo del goce, corre por cuenta de los espectadores.

In this occasion, gallery artists David Bailey, Manolis Baboussis, Sante D’Orazio, Carmen Brucic, Daniel Lezama, Mauricio Limón, Oliver Mardsen, Omar Rodríguez-Graham, Benjamín Torres and guest artists Sheva Fruitman, Ilán Lieberman, Víctor Hugo Pérez and Rafael Rodríguez, make up a collective selection curated around the idea of pulsion and enjoyment.

In everyday language, enjoyment and pleasure tend to be synonyms, but in psychoanalysis, the meaning of each word is different: "enjoyment may be an unbearable excess of pleasure or a manifestation of the body in pain and suffering." In the tale of the miser, Aesop tells us about an old man that had all of his life's savings melted into a single block of gold. He buried it in a seemingly safe hiding spot. Every afternoon he visited this place, "enjoying" his possession. Anything that he could possibly take pleasure in the world was contained in that bar of gold. Therefore, observing it meant delighting in any possibility his possession opened for him.

One day, someone followed the miser, discovered his treasure and stole it from him. When a well-meaning neighbour found out about the miser's tragedy, he suggested putting a brick where the gold bar was. After all, he said, there would be no difference since owning the gold bar did not represent any real difference in the miser's world. Evidently, the neighbour's advice was no solace to the miser, since his enjoyment had been destroyed (or achieved).

While contemplating the gold means having all the possibilities that money can buy, it is not the same with the brick, whose ownership can't be enjoyed. From a metaphorical point of view, the tale gives the lesson that the promise of enjoyment, individually or even shared with someone, is not transferable to others or those who have a different sensibility. The pieces selected for exhibition exemplify how thematic or conceptual impulse in particular, and creative impulse in general, may bring together a group of artists in harmony based on difference. The accomplishment of the cycle of rejoicing is on the spectators.

No items found.
TEXTO CURATORIAL
/ Por
obras en esta exposición
No items found.
Vistas de sala
No items found.